Beneficios del running

Beneficios del running

El running tiene numerosos efectos positivos en la salud y beneficios para el cuerpo. Por un lado, en el momento de correr, el cuerpo se llena de oxígeno y se reparte por los músculos. Si se hace con cierta regularidad, esta acción se realizará mucho más rápido y se generará una mayor energía y rendimiento. Además, se mejora la flexibilidad, que es siempre un punto positivo.

Salir a correr, además, es una de las mejores formas de evadirse de la rutina y del estrés del día a día. Es ideal para desconectar y, además, si tienes un trabajo creativo, es genial correr antes de realizarlo, pues intensifica la creatividad al tener oxígeno adicional en el cuerpo. Corriendo generarás nuevas ideas y se te ocurrirán más rápido las soluciones a los problemas. Además, se reduce el riesgo de padecer tensión alta y se queman muchas calorías.

Ayuda, por otro lado, a dormir mejor y la calidad del sueño. Si en tu vida habitual no eres capaz de conciliar el sueño con facilidad o no consigues llegar a todas sus fases, correr podría ser la solución a tus problemas. Te levantarás más descansado o descansada y con mucha más energía, pero debes evitar hacerlo en las cuatro horas previas a irte a la cama, pues podría ser contraproducente.

El running aumenta también lo densos que pueden llegar a ser los huesos y consigue que la osteoartritis y osteoporosis se vean significativamente reducidas. Con tan solo 15 minutos de running a la semana podrás disminuir hasta en un 40% estos dos problemas de los huesos. Además, es bueno para mejorar la resistencia de las rodillas, protege el cartílago y aumenta la fortaleza de tendones y ligamentos.

Por otro lado, ir a correr aumenta el nivel de endorfinas y serotonina, por lo que no solo reduce el estrés, sino también la ansiedad, y eso provoca una mayor sensación de felicidad, evitando la depresión. Además, las personas que corren con mayor frecuencia tienen mayor esperanza de vida. Solo con correr 30 minutos tres veces por semana se ganan hasta 9 años de vida, y se reducen también las arrugas, consiguiendo una piel más firme y tersa por la mejor circulación de la sangre y el oxígeno.

Correr una hora a la semana reduce en un 50% la posibilidad de sufrir problemas del corazón. Si aumentas la frecuencia cardiaca corriendo más rápido, la sangre también fluirá de ese modo y se fortalecerá el corazón. Se mejora también la digestión por el proceso de metabolización de la comida y se proporciona más cantidad de agua para evitar cualquier problema en el proceso.

Por último, correr 30 km a la semana puede tener un efecto positivo en el sistema defensivo, pero correr más de 90 km a la semana será totalmente perjudicial para la salud. Si las sesiones son muy intensas, el sistema inmune se hará cada vez más débil, por eso siempre después de entrenar debes comer y descansar lo suficiente como para que el cuerpo se adapte a la sesión del día.



Top