El mejor ejercicio para el embarazo

El mejor ejercicio para el embarazo

El embarazo es una de las etapas más cambiantes en el cuerpo de la mujer. Se aumenta de peso, se producen cambios hormonales y la energía, el estado de ánimo y el apetito se ven ampliamente reducidos. Es por eso que, en su justa medida, es muy recomendable hacer cierto nivel de ejercicio durante el embarazo, y el mejor entrenamiento posible es caminar.

Es una manera maravillosa para mantener el buen ritmo circulatorio, desarrollar la capacidad resistente del cuerpo y mejorar la fuerza. Todo esto incrementará la mejoría del crecimiento del bebé ayudando, además, a que la madre tenga más fuerza de apoyo a medida que aumenta el peso de la barriga.

No es recomendable iniciar un nuevo programa de ejercicios pues, en algunos casos, puede ser contraproducente para el embarazo y para el estado de salud de la madre y del bebé, pero caminar es un deporte sencillo que cualquiera puede practicar y beneficiarse de todos sus aspectos positivos. El tiempo y la intensidad dependerán de cada caso en particular y, por eso, es recomendable que se consulte a un experto. Estos son sus beneficios:

aumenta la resistencia

El cuerpo es sabio y, por eso, se adapta a las condiciones de cada momento. En el  embarazo también sucede, y es que los músculos se fortalecen de forma natural para poder cargar ese peso de más. Los músculos de las piernas necesitan, sin embargo, un pequeño empujoncito, y por eso serán más fuertes en función de la cantidad de actividad física que se realice.

reduce el aumento de peso

En un embarazo común suelen ganarse entre 10 y 12 kilogramos, pero es muy sencillo pasarse y superar ese límite. Caminar a diario ayuda a mantener el metabolismo y el peso controlados a la vez que se queman calorías. Además, pueden realizarse paseos en cuesta o largas distancias para incrementar el nivel de ejercicio; o realizar 20 sentadillas cada 10 minutos para lograr mayores efectos.

crea hábitos positivos

Si se coge una buena rutina de caminar a diario antes de que nazca el bebé, es muy probable que se quiera continuar con el ejercicio cuando ya haya nacido. Será bueno pasear con el carrito o hacerlo sola para evadirse de todo.

mantiene las articulaciones flexibles

Caminar mejora en gran medida la flexibilidad de las articulaciones y es que, si no se está en movimiento, tienden a endurecerse. El ejercicio de caminar es ampliamente beneficioso y evita este problema, por lo que también se reducirán las molestias en las piernas, que son muy comunes en las etapas del embarazo y a la hora de dar a luz.

mejora la salud mental

Las emociones en una etapa de embarazo son muchas y muy diversas y, en algunas ocasiones, surgen pensamientos negativos y de preocupación por la nueva vida que se origina. El ejercicio genera más endorfinas que ayudarán a reducir el estrés y favorecer el estado de ánimo positivo, lo que dará lugar una mejora de la salud mental.



Top