Las ventajas de entrenar con Fitball

Las ventajas de entrenar con Fitball

El fitball es una pelota redonda, rellena de aire y de grandes dimensiones, muy utilizada frecuentemente en fisioterapia y rehabilitación como tonificador y fortalecedor, especialmente, de la zona abdominal y lumbar.

El uso del fitball en nuestros entrenamientos, bien como protagonista, o bien como complemento, nos va a aportar una serie de beneficios:

¿qué nos aporta el fitball?

Principalmente, el uso de este elemento va a conseguir que impliquemos y fortalezcamos los músculos estabilizadores de nuestro cuerpo. La consecuencia de este fortalecimiento se traducirá en una mejora postural y, también, en un aumento del equilibrio, ya que al entrenar sobre una superficie inestable potenciaremos esta cualidad.

El hecho de que al permanecer sentados o apoyados sobre el fitball debamos mantener el equilibrio en todo momento constituye uno de los mejores ejercicios para fortalecer nuestras articulaciones y toda la musculatura periférica a ellas sin que se vean forzadas en ningún momento. La realización de esfuerzos isométricos sobre este elemento ayudará mucho en el proceso de recuperación, tanto si se trata de articulaciones como si se trata de músculos.

Se puede ir introduciendo en nuestros ejercicios habituales, como los pushups, bien apoyando las manos sobre el fitball o subiendo los pies, en los crunches apoyando la zona lumbar, sentadillas colocando el fitball entre nuestro lumbar y la pared de manera que quedemos apoyado en él y entonces descender, flexionando las rodillas como es habitual, o lunches apoyando la pierna de atrás sobre el fitball.

Este accesorio es fácil de deshinchar y guardar en cualquier cajón, incluso podemos transportarlo cómodamente si hacemos un viaje. Así podremos seguir entrenando en casa o en cualquier lugar.



Top