Cómo hidratarte para conseguir tus objetivos

Cómo hidratarte para conseguir tus objetivos

La hidratación parece algo muy obvio, pero hay cosas que no están tan claras como la mayoría creemos. La mala hidratación puede tener efectos perjudiciales en tu rendimiento, en tu concentración y en tu salud en general.

En el plano del ejercicio físico, nos va a aportar un plus en nuestros entrenamientos ya que beber suficiente agua aumenta la energía, mantiene los músculos y las articulaciones lubricadas, e incluso, tiene un impacto positivo en el cerebro. Así que te proponemos los siguientes consejos:

beber, lo primero del día

Normalmente la primera bebida del día suele ser una taza de café, que hace que termines de despertarte, pero entonces estás dejando pasar una buena oportunidad para hidratarte. Da igual que tengas sed o no, después de las 6-8 horas que has pasado durmiendo tu cuerpo va a agradecer algo de hidratación. Tener suficiente cantidad de agua en el cuerpo ayuda a activar el metabolismo y el transporte de nutrientes esenciales.

bebidas sin calorías

Los refrescos, los zumos de frutas y otras bebidas azucaradas no son el método más efectivo y eficiente para mantener tu cuerpo hidratado además añaden calorías y azúcares innecesarios en nuestra dieta. Así que lo mejor es sustituirlos por agua o té natural.

También es importante tener claro que las bebidas deportivas están diseñadas para proporcionar al cuerpo energía adicional durante los deportes intensos, no para satisfacer las necesidades básicas de hidratación.

planifica tu hidratación en el entrenamiento

Puedes hacer algo más que tener una botella o bidón de agua cerca en caso de que tengas sed mientras entrenas. Lo mejor es tomar suficientes líquidos el día que vayas a entrenar, inmediatamente antes de un workout, durante un workout y después del workout. Aunque suene demasiado riguroso, pero la bajada de peso debido a la pérdida de líquidos puede reducir el rendimiento y poner en riesgo la salud. Planifícate para beber unos 500 ml de agua 1-2 horas antes de entrenar, 200 ml justo antes de entrenar, 100-200 ml cada 10-15 minutos durante el entrenamiento y al menos otros 500 ml después de entrenar.



Top