Hábitos a evitar para mantener nuestro peso

Hábitos a evitar para mantener nuestro peso

Aunque en un principio no parece así, es tan complicado perder peso como mantenerse una vez hemos conseguido llegar a nuestro peso ideal. Hay pequeños detalles, muchos de los cuales no somos conscientes, que pueden perjudicar nuestro trabajo y esfuerzo por mantenernos en nuestro peso.

excederse en las cantidades

Al cambiar nuestros hábitos alimenticios tenemos muy claro que hay que reducir drásticamente el consumo de alimentos ultraprocesados, para ingerir más cantidad de fruta, verdura, frutos secos, legumbres, etc.

Aunque consigamos comer solo este tipo de alimentos saludables, no significa que, si comemos en cantidades desproporcionadas, aumentemos el peso.

Un truco útil y sencillo para las comidas principales es servir las comidas en platos de postre en vez de en platos normales. Este cambio sencillo te ayudará a que comas menos cantidad sin que sientas hambre.

bebidas calóricas

Los refrescos, los zumos de frutas y otras bebidas azucaradas no son el método más efectivo y eficiente para mantener tu cuerpo hidratado, además añaden calorías y azúcares innecesarios en nuestra dieta.

Uno de los problemas cuando consumimos líquidos que nos aportan calorías es que no nos ofrecen tanta saciedad como la comida sólida. Así que corremos el riesgo de consumir muchas calorías de forma líquida sin darnos a penas cuenta, porque no nos llena.

Es por ello que lo más recomendable es que elijamos el agua como bebida principal y hagamos uso también de bebidas como el té o el café que no aportan calorías.

eliminar grupos de nutrientes

Cuando pensamos en empezar una dieta lo primero que tendemos a hacer es eliminar los carbohidratos y las grasas, no permitiéndonos consumir ningún alimento que los contenga.

La realidad es que no solo resulta muy difícil eliminar por completo el consumo de ciertos alimentos y nutrientes, sino que puede ser contraproducente. Reducir drásticamente lo que comemos puede estresar a nuestro organismo, reduciendo la efectividad de la dieta, su adherencia, e incluso, generando ansiedad.

Además, este tipo de conductas puede afectar a nuestro metabolismo, facilitando que, una vez que abandonemos la dieta, aparezca el temido efecto rebote.

alimentos “light”

Muchos productos aseguran que nos van a ayudar a perder peso y a comer menos calorías. La realidad es que, en muchos casos el número de calorías no es tan diferente de sus homólogos “normales”. Además, el hecho de que tengan menos calorías que la versión normal del mismo producto no significa que tengan pocas calorías.

Una de las consecuencias de su consumo puede ser que comamos más por creer que son light y por tanto no engordan.

suplementos

Podemos encontrar batidos, barritas, y demás suplementos alimenticios que dicen poder sustituir una, o varias, comidas de manera que nos ayuden a perder peso al aportarnos menos calorías.

Por desgracia, muchas de estas barritas y batidos contienen grandes cantidades de azúcares que pueden hacer el efecto contrario, aumentando el peso y afectando a nuestra salud. Además, en caso de ayudarnos a perder peso no lo harían de una forma sostenible en el tiempo y no nos ayudarían a cambiar nuestros hábitos.



Top