Trucos de motivación para seguir una dieta

Trucos de motivación para seguir una dieta

Si has empezado ya a cambiar tus hábitos de alimentación, sabrás que requiere un esfuerzo muy importante, a lo que hay que añadir que habrá momentos de debilidad pasadas las primeras semanas. Para superar esos bajones te proponemos los siguientes puntos:

objetivos razonables

La mejor manera de poder medir el éxito de un esfuerzo es ir fijando objetivos alcanzables y que supongan pequeños cambios. Así cuando vayas cumpliéndolos te dará confianza y motivación para seguir por el buen camino.

Puedes dejarlos escritos en algún sitio para tenerlos en mente y empezar por un par de kilos o una talla de ropa, porque si te propones perder 10 kilos en un mes, estarás forzando demasiado tu confianza.

no hay que pasar hambre

Una dieta nunca tiene que ser sinónimo de pasar hambre. El objetivo es reestructurar la cantidad de nutrientes que vamos a comer para que la ingesta de calorías disminuya.

Pasar hambre nos cambia el humor y ansiedad y cuanto dejemos esas restricciones impuestas, todo el peso que hayamos perdido se recuperará rápidamente. Así que la mejor estrategia es mantener una buena alimentación y perder alrededor de un kilo a la semana. No nos causará hambre ni ansiedad y será mucho más fácil mantener y ser constante en la pérdida de peso.

evitar tentaciones

Todos tenemos tentaciones a veces, y tampoco es algo grave. El problema es cuando, tras ceder a algo que no debería entrar en nuestra dieta, dejamos que nos pueda la desmotivación y tiramos todo nuestro esfuerzo a la basura. Simplemente vuelve a tus nuevos y mejorados hábitos lo antes posible.

No obstante, se pueden hacer algunas cosas por evitarlos. Para empezar, no compres alimentos que supongan un paso atrás, para dificultarte el caer en ellos. Incluso si hay algunas tentaciones que no vas a eliminar totalmente, asegúrate de comprarlos en porciones individuales, de forma que, si caes en esa tentación, la tengas totalmente controlada.

paciencia y reconocimiento

En todos los procesos de pérdida de peso se pasa por una primera etapa en la que los kilos bajan a toda velocidad en la báscula, pero hay un momento en el que hay un estancamiento. Es totalmente normal, y ahí entrará en juego nuestra paciencia y fortaleza mental. Sigue con tus nuevos hábitos y mantén tus progresos.

También es muy importante que reconozcas todos los avances que has conseguido durante este tiempo, y por qué no, celebrarlo. Así que asegúrate de que te recompensas a ti mismo, intenta que no sean recompensas asociadas con la comida: cómprate nueva ropa que te favorezca, ve a darte un masaje relajante…



Top