Perder peso, ¿por dónde empiezo?

Perder peso

Perder peso, ¿por dónde empiezo?

Estás ante el primer paso de un cambio importante en tu vida, has decidido empezar una vida más saludable modificando tus hábitos alimenticios y empezando una rutina de ejercicio físico. Y es que al fin y al cabo perder peso no sólo es una cuestión estética, el sobrepeso puede tener un impacto muy negativo en nuestra salud.

Tras buscar un poco de información sólo has encontrado consejos contradictorios, cientos de dietas y productos dietéticos, milagrosos trucos y entrenamientos…pero al final, ¿qué es lo importante?

Si estás en esta situación y no sabes por dónde empezar, te proponemos los siguientes conceptos que te pueden acompañar durante la primera etapa de tu camino hacia a la cumbre.

gasto de calorías

Sólo hay una forma completamente eficaz de perder peso: ingerir menos calorías de las que consume tu cuerpo.

Las calorías miden la cantidad de energía que utiliza el cuerpo para llevar a cabo sus tareas, desde las más básicas como respirar a las más complejas como subir a lo más alto de una montaña. Y por lo tanto el objetivo es sencillo, hay que conseguir que tu cuerpo empiece a quemar las calorías que tiene almacenadas como grasa corporal.

la dieta es muy importante

El ejercicio físico es necesario para aumentar las calorías que va a consumir tu cuerpo, pero todo esto puede ser inútil si no controlas la cantidad de calorías que ingieres. Y la mejor forma de llevar esta cuenta y seguir gastando más calorías es mediante una dieta.

eliminar las bebidas azucaradas

Una forma muy clara y sencilla para empezar a reducir la ingesta calórica pasa por prescindir de las bebidas azucaradas. Los refrescos, zumos y batidos industriales tienen una gran cantidad de calorías sin ningún aporte nutricional. Puedes sustituir estas bebidas por infusiones, café, agua con gas y un poco de limón. Incluso puedes hacer tus propios zumos caseros con frutas enteras batidas.

También hay que tener en cuenta el alcohol en esta lista, que tampoco aporta valor nutricional siendo incluso perjudicial para el organismo, y además se suele acompañar de otras bebidas azucaradas.

más alimentos frescos

Los alimentos procesados contienen ingredientes que no te van a ayudar a reducir la cantidad de ingesta de calorías, como azúcares añadidos, sal, grasas de mala calidad, harinas refinadas… Al preparar tus comidas con alimentos frescos te aseguras de que sabes lo que llevan exactamente.

entrenamiento con el peso corporal (bodyweight)

A pesar de lo que se suele pensar, el entrenamiento que utiliza el peso corporal, como el que te proponemos en PEAK, es más eficaz que el de cardio. Cuando hablamos de eficacia nos referimos a la relación entre esfuerzo invertido y resultado obtenido.

Esto es debido a que el entrenamiento de cardio quema calorías mientras dure el ejercicio, pero nuestro entrenamiento hace aumentar nuestra masa muscular, que necesita más consumo de energía que la masa grasa, y por lo tanto no sólo aumenta el consumo de calorías mientras entrenamos, si no que en reposo seguiremos quemando más calorías que antes.

objetivos a medio y largo plazo

Perder peso no debería ser una cuestión de hacer un cambio radical para conseguir resultados en el menor tiempo posible. En vez de eso, plantéatelo como una decisión para cuidarte y mejorar tu forma de vida de manera sostenible a medio y largo plazo, aunque el progreso sea algo más lento.

Ten en cuenta que a veces es tan difícil, o más, mantener el nuevo peso que perderlo. Así que cuanto mejor tengas definidos tus nuevos hábitos saludables estarás mejor preparado para cumplir con tu objetivo.



Top