Trucos para que entrenar sea un placer

Trucos para que entrenar sea un placer

Normalmente el mayor problema a la hora de empezar a entrenar es el enfoque que le damos. Para la mayoría no se plantea como una elección, sino una obligación que hay que cumplir. Es decir, si se pudiera elegir, haríamos cualquier otra cosa antes que ponernos a entrenar, pero al ser algo saludable y beneficioso para nosotros, acabamos obligándonos.

Obviamente este planteamiento de la actividad física requiere de una fuerza de voluntad a prueba de bombas, porque ante la más mínima oportunidad se puede encontrar una excusa para no entrenar. Para evitar estas situaciones, seguramente te ayude pensar en los siguientes puntos clave.

objetivo concreto

Pregúntate por qué vas a entrenar, y busca un objetivo concreto y asequible. Hay que llegar más allá del típico “por salud”, y buscar algo que queramos conseguir a corto o medio plazo. Tal vez entrar en un vestido nuevo, preparar una prueba o incluso ganar a un amigo en una competición, el subidón que disfrutarás cuando lo hayas cumplido, compensará con creces cada segundo que hayas dedicado a entrenar.

También vas a poder observar como tu cuerpo cambia día a día, y como tus marcas van mejorando tras cada entrenamiento. Recuerda los primeros entrenamientos cuando pensabas que no ibas a poder hacer ni una sola repetición más, y ahora estás haciendo ejercicios de mayor dificultad, con mejor técnica y mayor rapidez.

siéntete cómodo

Busca un tipo de entrenamiento que te sientas realizado, que te apetezca hacer o que te permita combinar con el deporte que más te guste. Ante todo pásatelo bien entrenando.

También puedes ponerte la música que te motive, o que te distraiga del ejercicio y sin darte cuenta hayas pasado más de una hora sudando. Elige el estilo de música que te marque el ritmo que necesitas.

Busca ropa de gimnasio que te quede bien y con la que te veas bien, si está dentro de tus posibilidades, date un capricho con alguna equipación adecuada y que te encante. El entrenamiento es la parte del día que dedicas a cuidarte, y no tiene nada de malo que te gustes también a ti mismo.

Otro factor que puede hacerte sentir más cómodo es hacer amigos entrenando. Si compartes entrenamiento con otra persona serás más regular, mejorarás tu técnica y tendrás una referencia en tus ejercicios.



Top