Por qué todavía no ves resultados en la báscula

Por qué todavía no ves resultados en la báscula

Uno de los objetivos que más nos planteamos al empezar a hacer ejercicio es perder peso. Y es posible que, tras pasar unas semanas, al subir a la báscula, no veas la bajada de peso que esperabas. Hay varios motivos que pueden influir en esa falta de resultados inmediatos, y es importante conocerlos para poder reconducir la situación y no caer en el desánimo.

composición corporal

Puede ser muy decepcionante mirar la báscula y ver que no has bajado de peso, pero el problema es que estás viendo simplemente tu peso corporal en lugar de la composición. Las báculas básicas no te van a informar sobre la cantidad de grasa o músculo que hay en tu cuerpo. Es muy posible que hayas reducido la grasa y que la masa muscular haya aumentado.

Hay indicadores más fiables como la propia ropa, ver si nos queda igual que antes o está más suelta. También es bastante recomendable sacarse fotos, para ver la evolución de nuestro cuerpo. Incluso puedes medirte y guardar una tabla con los datos que vayas recopilando.

Obviamente lo que más debería importar es cómo nos encontramos. Si notas que tienes más energía, más rápido, despejado y activo, seguramente vas por el buen camino.

alimentación

La alimentación es una parte muy importante de nuestro entrenamiento. Hay gente que todavía cree que al hacer deporte podemos comer de todo, ya que se “queman” los excesos que realizamos, y no se puede estar más equivocado.

La clave es muy sencilla, para perder peso debemos gastar más calorías de las que consumimos, y si reducimos la ingesta de ultraprocesados cargados de azúcar, grasas poco saludables y calorías totalmente vacías, nuestro entrenamiento será mucho más efectivo.

Incluso muchas veces, vigilando la alimentación, podemos reducir la retención de líquidos que también puede interferir en nuestros avances. Al causar que en nuestros tejidos se acumule agua podemos cargar con algún que otro kilo de más, que se puede solucionar vigilando los niveles de sal en nuestras comidas, lácteos, conservas y salsas.

algo más que cardio

Normalmente, la gente tiene en mente que el cardio es la única actividad adecuada para conseguir perder peso, pero irónicamente puede ser lo que nos esté perjudicando.

Con entrenamiento cardiovascular nuestro cuerpo pierde calorías, pero también provoca que se genere una especie de resistencia metabólica. Es decir, con el tiempo vas a necesitar una hora para gastar las mismas calorías y cada vez más.

Por ello, es muy recomendable que hagamos también entrenamiento de fuerza. Esto hará que nuestra masa muscular aumente y, así, favorezca la quema de calorías incluso cuando estamos en reposo. Los entrenamientos de alta intensidad (HIIT), además, también ayudan a quemar calorías. Por ello, es importante que intentemos compaginar el entrenamiento de cardio habitual con otros de fuerza y HIIT.



Top