Pulsómetros, ¿banda o lector óptico?

Pulsometros

Pulsómetros, ¿banda o lector óptico?

La frecuencia cardíaca es un parámetro importante dentro del proceso de entrenamiento ya que sus valores nos indican la intensidad de nuestras sesiones y la posible adaptación fisiológica.

Actualmente el mercado de este tipo de pulsómetros ofrece dos opciones para la medición del ritmo cardíaco, la medición mediante el sensor óptico y la medición con banda pectoral. Por lo tanto vamos a describir las ventajas e inconvenientes de cada tipo.

pulsómetros de banda pectoral

Han sido el referente en el mercado de la actividad física hasta la llegada de la medición óptica. Funcionan registrando la actividad electica del corazón mediante una banda con electrodos que se coloca sujeta al pecho.

Las principales ventajas son su exactitud y precisión, que ha sido demostrada y evaluada realizando comparativas con otros instrumentos, como el electrocardiograma, presentando valores que no muestran diferencias significativas en su medición. Otro punto a favor es su relación calidad-precio, ya que al ser una tecnología más antigua, sus precios son más ajustados.

En cuanto a las desventajas, es cierto que la banda ajustada en el tórax puede ser molesta a la hora de realizar ciertos ejercicios, y en algunos deportes como la natación no ofrece un buen rendimiento.

pulsómetros con lector óptico

Esta tecnología se basa en que la sangre es roja, porque refleja la luz roja, y absorbe la luz verde. El lector óptico tiene unos sensores con unas luces LED de color verde en combinación con unos fotodiodos sensibles a la luz para detectar la cantidad de sangre que fluye a través de la muñeca en un momento determinado.

Cuando el corazón late, el flujo arterial en la muñeca es mayor y la absorción de la luz verde también aumenta. Mediante el parpadeo de las luces LED cientos de veces por minuto, es posible calcular el número de veces que el corazón late en cada minuto, y por tanto, determinar el ritmo cardíaco.

La principal ventaja es la comodidad, ya que no hace falta llevar una banda en el tórax y al ser una tecnología más moderna cada vez hay más modelos con diferentes funcionalidades, por ejemplo muchos de ellos son sumergibles.

En cuanto a la parte negativa, aun dándose las condiciones idóneas, es posible que en ciertas ocasiones no se pueda conseguir una lectura del pulso fiable en todo momento. Es más, existen algunos factores que pueden afectar al rendimiento del sensor de frecuencia cardiaca e impedir la lectura de las pulsaciones, como por ejemplo: la perfusión de la piel o cantidad de sangre que circula en la piel, que al variar de una persona a otra, puede interferir en las mediciones de los sensores. Otro factor serían las bajas temperaturas, ya que debido al frío la calidad de la lectura se mermaría drásticamente. Por último algunos movimientos rítmicos, como correr, pueden modificar la lectura.

 



Top